jueves, 1 de julio de 2010

Cuando los Sueños Golpean...Y muy duro

Últimamente el clima ha estado maravilloso en la ciudad, lloviendo, nublado y muy poco se puede ver al sol en todo su esplendor, un excelente ambiente para pensar en las cosas de las cuales uno se olvida habitualmente.
En uno de esos ratos libres hace unos días me entraron ganas por ver fotografías viejas, así que tomé la caja encima del ropero donde están todas las fotos ya llenas del polvo y saqué una por una observándola, algunas eran de mis padres en su juventud, otras mías o de mis hermanos cuando eran más pequeños, pero a todo esto unas cuantas me llamaron la atención...

Sí, de repente vi en una de ellas al Museo de Louvre, ¿El museo de Louvre? Sí, tal vez lo ubiquen más rápido si les digo que era el que tenía forma de pirámide de cristal y que salió en la película de Ángeles y Demonios, exactamente, el que está en Francia, aunque la pirámide solo es parte dé.

¿Pero qué hacía una foto de el Louvre ahí? Fue cuando recordé! El hombre a quien enfocaba la cámara y que estaba frente a la pirámide no era ni más ni menos que mi papá, y empezó mi despertar.

Empecé a recordar muchas cosas, el había estado en Francia estudiando durante un tiempo, entonces le enseñé la foto a mi mamá quién me contó desde donde y que tan bajo empezó mi papá, desde un pasado como un niño vendiendo chicles en el zócalo de su pueblo hasta lo que es ahora, para ese entonces ya había recibido varias bofetadas mentales que me hacían despertar duramente. Tal vez es aquí donde tengo que aclarar que casi no tengo contacto con mi padre, tenemos solo una relación a distancia, el sigue al pendiente y todo pero así son las cosas.

Fue entonces cuando desperté y dije ¿Si el pudo porqué yo no? y lo siguiente fue ¿pero qué pasó con mis sueños? Porque saben, últimamente había estado buscando información de Universidades y todo eso, he tenido una vida muy normal, con amigos normales, fiestas normales, salidas a antros normales y parece que soy como cualquier persona normal de mi edad, cuando me dí cuenta de eso fue cuando empezó mi temor.

Hace tiempo me preguntaba, ¿Porqué es que tantas personas hayan acabado teniendo una realidad diaria repetitiva, sin emoción y rutinaria? ¿No se cansan del mismo sueldo y las mismas cosas? Entonces yo entendí un poco más sobre el porqué de eso, nos encerramos en una realidad de cuatro paredes mentales, nos metemos tanto en nuestra realidad presente que no pensamos mucho más allá quitando las medidas normales de esta sociedad, y eso me pasó a mi.

Y había dicho "Estudio psicología, toco puertas, empleo, casa, familia, y...", que miedo, ¿y mis sueños? ¿Viajes? ¿Más estudios? ¿Marcar la historia y parte de la sociedad?
Por un momento olvide todo eso porque estaba muy ocupado en mi presente.

Ahora que he vuelto a despertar, a soñar creo que es hora de activar, un sueño sin pies se queda no más allá de mi mente, creo que es según la persona quién cataloga esto como malo o bueno pero en este mundo solo quien se esfuerza sobresale, y quiero ser de esos que se esfuerzan por hacer algo diferente, por marcar una diferencia, para no ser uno más del montón que le pide chiche al gobierno o a otra persona.

Me niego a ser así, es hora de soñar y es hora de actuar.
¡Y no voy a morir hasta no ver hecho mi sueño una realidad!

4 comentarios:

Carlos dijo...

George muy buena entrada, creo que nunca se deja de soñar, sin embargo hay veces que soñamos menos por tratar de "vivir un presente", nunca pierdas ese mágico momento de soñar, eres un niño aún, y no es por mala onda, digo no estoy muy grande pero he aprendido que soñar no cuesta nada, sólo basta de empeño, sabiduría y corazón para realizar todo lo que uno desea. Tú serás siempre el que se de ánimos, él que se pone o no límites y él único que sabe a donde ir. Así que no dejes de soñar, lucha, piensa y crea imágenes en tú mente de cómo quieres estar en un futuro!! Te mando un abrazo enorme George, me gustaron mucho las fotos y tu escrito.

Jorge Luis Barrera dijo...

Hola Carlos! Me alegra mucho tenerte por acá y que te haya agradado el post.

Tienes razón en eso que dices, y resaltaré esto: "hay veces que soñamos menos por tratar de vivir un presente", creo que aveces es dificil poder ver los sueños realizados, porque cuesta! y por eso es más fácil olvidarlos y mantenernos en una comodidad como en la que han caído muchos, es peligroso.
Gracias por comentar Carlos! Espero verte por acá otra vez :D

Demian dijo...

Sin duda tal vez la vida muchas veces nos golpea mucho y nos lleva por caminos que nunca imaginamos transitar; cuando volteamos y nos damos cuentas aquellos sueños que teníamos han quedado muy lejos y nos preguntamos que paso? En que momento la lucha por "sobrevivir" o la comodidad cotidiana apago el deseo de vivir?

Seria genial sin embargo poder caminar cada momento en el constante devenir de una vida que muchas veces nos es adversa y a cada paso no acercarnos mas; sino vivir nuestro sueño...

Aun cuando caemos en lo mas profundo podemos seguir creyendo y contruyendo nuestro sueño ... o dejarnos abatir y dejarlos en el olvido.

Me gusta verte escribir estas lineas, me gusto mucho.

Saludos

Jorge Luis Barrera dijo...

Muchas Gracias Demian!

"¿En que momento la lucha por "sobrevivir" o la comodidad cotidiana apago el deseo de vivir?"

Publicar un comentario

Si no tienes cuenta puedes comentar como "Anónimo" seleccionando la opción en el menú desplegable de abajo.
Recuerda que si te ha gustado el post puedes dar click al boton "me gusta" debajo de cada uno :D